CUANDO PAREZCA QUE TODO EN TU VIDA VAYA MAL, LÉEME

Hola a todos de nuevo, sé que probablemente estaréis hartos de oír cosas sobre este virus horrible que nos tiene a todos confinados, del cual no podemos huir y nos tiene aterrados y, lo entiendo porque yo también lo estoy. Sabéis que uno de los principales propósitos que intento conseguir con “Mi mundo en un relincho” es crear un lugar donde podáis sentiros vosotros mismos, un lugar donde podáis acudir cuando todo a vuestro alrededor haga demasiado ruido como para poder soportarlo porque considero que todos al menos una vez al día necesitamos un momento de paz, un momento donde podamos conectarnos con nosotros mismos. Con esto quiero decir que, aunque este post lo escriba sobre todo para animaros a sobrellevar esta situación, quiero que lo tengáis en cuenta aquellos días que sintáis que todo os va muy grande, aquellos días en los que os bajéis de vuestros caballos y os preguntéis: ¿Por qué no lo dejo de intentar? El caballo está yendo fatal desde hace varias semanas y no consigo que me entienda, cada vez estoy más desanimad@ y esto no me compensa. Me gustaría que en esos momentos penséis en las palabras que estáis leyendo ahora mismo y ¿por qué? Porque hay muchos motivos para continuar, muchos más de los que creéis y hoy os lo voy a demostrar.

Lo primero que tenéis que tener en cuenta es que la felicidad no es la ausencia de problemas, sino la capacidad de lidiar con ellos. Así pues, fijaos siempre en lo que tenéis, en lugar de lo que habéis perdido.

 

TODO EN ESTA VIDA ES TEMPORAL (O AL MENOS ES LO QUE DECÍA MI ABUELA)

Cada vez que llueve en algún momento para, después de la oscuridad siempre sale la luz; hay que recordar esto todas las mañanas al despertar, porque, aunque se piensa que la noche es eterna, nada dura para siempre y más tarde amanece.

Ahora, si las cosas os van bien disfrutad de ellas, ya que seguramente ese equilibrio no va a durar para siempre en vuestras vidas, de igual manera si las cosas están mal en este momento tampoco van a durar una eternidad, aunque penséis lo contrario. El hecho de que la vida no sea fácil en algunas circunstancias no quiere decir que nos olvidemos de sonreír, cada momento nos da un nuevo comienzo y un nuevo final. De seguro que tendréis una segunda oportunidad, solo hay que tomar lo mejor de cada día y lo demás dejarlo pasar.

 

EL DOLOR ES PARTE DEL CRECIMIENTO

En ocasiones la vida cierra algunas de sus puertas, porque es hora de seguir adelante; Y eso se convierte en una buena señal, porque a menudo no nos movemos a menos que las circunstancias nos obliguen hacerlo. Cuando los tiempos son difíciles, hay que recordar que no hay un dolor que venga acompañado de una buena enseñanza.

No solo porque se cae una vez durante la lucha, significa que estás fallando. Todo gran éxito requiere de toda una batalla digna para que pueda llegar a su fin. Las cosas buenas se toman su tiempo, mantenerse paciente es una actitud positiva hará que todo salga bien, aunque las cosas no sucedan de inmediato y necesiten de su tiempo. Recordad que hay dos tipos de dolor: “el dolor que duele y el dolor que te cambia”; hay que tener siempre presente esto para que nunca rodéis con la vida, sino que resistáis en ella.

 

LAS CICATRICES SON EL SÍMBOLO DE VUESTRA FUERZA

Nunca os avergoncéis de las cicatrices que la vida os ha dejado. Una cicatriz significa un dolor que ya se sanó, significa la conquista del dolor, una lección aprendida, la cual os hace más fuertes y os lleva a vuestro presente. Una cicatriz es el tatuaje del triunfo del cual tenemos que estar orgullosos; lo que no debemos permitir es que esa cicatriz nos convierta en su rehén, que llene la vida de miedos, siempre hay que tener claro que las cicatrices desaparecen o se transforman, el punto está en ver vuestras cicatrices como un signo de fortaleza y no de dolor.

PREOCUPARSE Y QUEJARSE NO CAMBIA NADA

Las personas que se quejan constantemente nunca logran nada en su vida. Siempre es mejor tratar de hacer algo grande y fracasar que tratar de no hacer nada y tener éxito. Realmente las cosas terminan cuando las personas se quejan sin parar. Si realmente se cree en algo, hay que seguir intentándolo, no hay que dejar que las sombras del pasado oscurezcan las puertas que van dirigidas hacia su futuro.

Hoy, el ayer se queda atrás, el mañana siempre será más brillante que el hoy, el verdadero cambio es nunca mirar atrás ni arrepentirse de lo vivido, y menos de lo aprendido. Recordad siempre que la verdadera felicidad comienza a llegar solo cuando dejáis de quejaros de vuestros problemas y empezáis a ser agradecidos por todos los problemas que vosotros no tenéis.

LO MEJOR QUE PODÉIS HACER ES SEGUIR ADELANTE

No tengáis miedo de pedir una copia de seguridad para intentarlo de nuevo, para volver a amar, a vivir, para soñar; no permitáis que una dura elección endurezca vuestro corazón; las mejores lecciones de la vida son aprendidas en nuestros peores momentos y salen de los errores más grandes. A veces hay que pasar por lo peor para llegar a lo mejor.

Sí, la vida puede ser muy difícil, pero debemos encontrar la fuerza para reír todos los días, encontrar el coraje para sentirse bello, así haréis sonreír a los demás también, no hay que estresarse por las cosas que no se pueden cambiar, hay que vivir con sencillez, amar con generosidad, hablar con la verdad, y seguir creciendo día a día.

CADA LUCHA ES UN PASO ADELANTE

En la vida la paciencia no se trata de esperar, es tener la capacidad de mantener una buena actitud mientras se trabaja duro en sus sueños, sabiendo que ese trabajo valdrá la pena. Así que si vais a correr el riesgo hay que poner todo el tiempo necesario para recorrer todo el camino, de lo contrario es mejor ni siquiera tener un punto de inicio, muchas veces luchar por algo significa perder la estabilidad de la vida, la comodidad de tu tiempo.

Podría significar renunciar a tu zona de confort, sacrificar relaciones; aceptando posibles burlas y asumiendo un montón de tiempo a solas, pero tal vez sea esa soledad la que nos ayude a construir grandes cosas si se le da el espacio que necesita. Y si realmente lo queréis lo vais a hacer a pesar del fracaso, del rechazo y de las posibilidades; cada paso se sentirá mejor que cualquier otra cosa que se pueda imaginar, os daréis cuenta que la lucha no se encuentra en el camino si no que es el camino a la felicidad.


LA NEGATIVIDAD DE OTRAS PERSONAS NO ES VUESTRO PROBLEMA

Sed positivos cuando la negatividad os rodea, sonreíd cuando otros traten de acabar con vosotros; es una manera fácil de mantener el entusiasmo y el enfoque cuando otras personas traten de cambiarlo, seguid siempre siendo vosotros mismos. Nunca dejéis que la amargura de otra persona cambie vuestro ánimo y la regla de oro para lograr esto es no tomar las cosas demasiado personales, aunque parezcan serlo; rara vez la gente hace cosas por otros, las hacen por causa de ellos mismos.

La gente hablará de lo que hacéis bien y de lo que se hacéis mal, así que es mejor preocuparos por vosotros mismos antes de preocuparos por lo que puedan pensar los demás. Si se cree en algo no hay porque tener miedo a luchar por eso, aunque los otros piensen que es imposible.

LO QUE ESTÁ DESTINADO A SER, SERÁ

No podéis forzar a que las cosas sucedan. En algún momento tendréis que dejarlas ir y permitir que lo que está destinado a ser, sea. Al final, amar tu vida es confiar en tu intuición, tomar riesgos, perder y encontrar la felicidad, acariciar recuerdos, y aprender de la experiencia.

Es un viaje largo. Tenéis que dejar de preocuparos y dudar de cada paso que dais en el camino. Reíros de la confusión, vivid el momento y disfrutad de vuestras vidas conforme se desarrollan. Es posible que no terminéis exactamente donde teníais pensado llegar, pero es probable que lleguéis precisamente donde necesitéis estar.

Espero que os ayude a animaros un poco en estos tiempos tan difíciles.

Con cariño,

Ms.t

 

 

CUANDO PAREZCA QUE TODO EN TU VIDA VAYA MAL, LÉEME

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *