COMO ELEGIR UNA MANTA ADECUADA PARA NUESTRO CABALLO

Hola de nuevo a todos y bienvenidos una semana más a “Mi mundo en un relincho”. Estas últimas semanas el blog ha estado un poco abandonado, pero volvemos a la carga y con muchas ganas de ayudaros. Como sabéis la estación más fría del año acaba de llegar y dependiendo de donde viváis el frío ya está aquí, así que es el momento de comprar una manta para nuestro caballo. Las mantas son el mejor aliado de nuestros equinos para mantenerlos protegidos del frío y evitar los resfriados ¡Y en este post te ayudaré a elegir la mejor manta para tu caballo!

En el mercado actual existe una gran variedad de mantas para caballos. Así que en este post vamos a analizar uno por uno los principales tipos de mantas, indicando sus respectivas aplicaciones y la forma de cómo utilizarlas.

Para comenzar con este post primero debemos de tener claros algunos conceptos básicos. Supongo que muchos de vosotros ya sabréis lo que indican estas palabras, pero quiero que quede claro para todo el mundo.

Cuando vayamos a elegir una manta para nuestro caballo tenemos que mirar siempre el “gramaje”, es decir, al grosor de la manta, al acolchado que pueda tener. Por ello, las mantas se dividen desde mantas de verano, que no tienen apenas gramaje o simplemente 100 gr. Pasando por mantas intermedias para épocas con un tiempo intermedio en las que se suelen utilizan mantas de 200 gr. Hasta las mantas de invierno de 300 gr o 400 gr que son más gruesas para combatir el frío y mantener a nuestros caballos calentitos. Y otro concepto que hay que tener claro es el “dernier”, es decir, la resistencia del tejido exterior, cuanto más alto sea el número mayor resistencia.

¡¡Dicho esto creo que ya podemos adentrarnos en el fascinante mundo de las mantas de caballos!!

Empezaremos con:

MANTAS ANTIMOSCAS:

Se utilizan para evitar que los insectos voladores molesten a nuestro caballo. Están hechas de una rejilla fina y ligera y en algunas ocasiones podemos crubrirles el cuello.

MANTA PARA CABALLOS EN EL ENTRENAMIENTO:

Nuestros caballos pasan mucho tiempo en la cuadra o en un paddock exterior. Sin embargo, cuando los empezamos a entrenar o les estamos cepillando deben de estar protegidos también del frío. ¡Es muy importante no descuidar a nuestro caballo en todo momento! Para ello existen unas mantas polares o simplemente déjale la manta de cuadra puesta hasta el momento de cepillar y ensillar, intenta siempre cubrirle la parte de los riñones, ya que si se llegan a enfriar puede causar un resfriado.

MANTA DE SECADO:

Se utiliza habitualmente después del trabajo, cuando el caballo está sudado, para que se seque y no coja frio. Las mejores están hechas de tejidos técnicos que echan el sudor al exterior, también las hay de tejido polar, de toalla o de rejilla.

MANTA RIÑONERA:

Se utilizan cuando montamos a caballo para proteger los riñones. Las hay de tejido polar e impermeables para los días de lluvia.

MANTA DE CAMINADOR:

Se utiliza cuando sacamos a nuestro caballo al caminador. La característica principal de esta manta, por su corte, es que permite libertad en los movimientos a nuestro caballo. Algunas están hechas de paño polar y otras son impermeables.

MANTA IMPERMEABLE:

Se utilizan en días de lluvia.

MANTAS PARA CABALLOS DE INVIERNO:

Las mantas mantienen al caballo caliente, le aíslan de la humedad y protegen de insectos. Cuando llega el verdadero frío es recomendable una manta más gruesa, las hay acolchadas de tacto muy agradable e impermeables para exterior.

Si tu caballo está en box también es necesario una manta ya que él no podrá hacer los suficientes movimientos para generar calor. En este caso no es necesario que la manta sea impermeable, con que sea cálida y transpirable será suficiente. Debemos tener en cuenta la situación en la que se encuentra nuestro caballo, es decir, si está esquilado o no o si se encuentra en el exterior o en una nave con más caballos.

  • MANTAS PARA CABALLOS ESQUILADOS:

Cuando los caballos están esquilados se encuentran mucho más a gusto y enérgicos, sobre todo en esta temporada del año, pero debemos de tener cuidado porque están más expuestos al frío y a contraer posibles resfriados. Lo ideal en este caso sería elegir una manta de caballo con alto gramaje, yo creo que la mejor opción para él sería comprarle una manta de 300 gr o 400 gr.

  • MANTA PARA CABALLOS NO ESQUILADOS:

Si nuestro caballo no está esquilado no debemos de perderle de vista. Aunque tenga varias capas de pelo puede que sufra las frías condiciones del invierno. Sin embargo, no serán necesarias mantas de caballo con tanto gramaje. Existen opciones intermedias que ayudan a estos caballos a mantener su temperatura corporal.

¡Atención!

Debemos de tener en cuenta que cuando los caballos no están esquilados y hay variaciones de temperatura considerables en el ambiente, la manta que tiene puesta puede producirle sudoración excesiva y cierto estrés.

  • MANTA PARA CABALLOS EN EXTERIOR:

No todos los caballos están todo el día en una cuadra. Algunos tienen la suerte de disfrutar de un paddock, pero eso conlleva enfrentarse a condiciones ambientales más duras, sumándose la lluvia. Por ello las mantas para estas condiciones deberían ser extremadamente impermeables y resistentes.

BAJO MANTA:

Suele ser como un edredón que se le coloca debajo de la manta de cuadra en climas muy fríos.

MANTA DE VERANO:

Son mantas finas que se utilizan cuando refresca un poco, o a mediodía en días de invierno. Suelen estar hechas por paño de algodón y yute.

MANTA DE PRESENTACIÓN:

Es una manta para paseo o presentación que suele estar hecha de paño, con algún cordón o decoración.

MANTAS TERAPÉUTICAS:

Son mantas que se utilizan por el bienestar físico y prevención de lesiones de nuestros caballos.

TALLA:

Es interesante también, dar con la talla apropiada, no es bueno que le quede justa ni tampoco grande, ya que le colgaría por detrás y le ejercería más peso en la parte delantera. Además, para conservar tu manta durante más tiempo es importante saber elegir la talla correcta, en muchas ocasiones el deterioro prematuro de la manta se debe en gran medida a una talla inadecuada. Tanto si es grande como demasiado pequeña. Como pista general piensa que si la manta sobrepasa la rodilla (por debajo) la manta le queda grande y si al quitársela tiene marcas o rozaduras es que está demasiado ajustada. Así que como es tan importante saber elegir la talla correcta para la manta de nuestro caballo vamos aprender a medirlo.

Cada fabricante puede seguir sus criterios de tallas, pero en líneas generales se debe de tener en cuenta la medida del caballo desde el inicio de la cruz hasta inicio de la cola.

  • Si el caballo mide de 1,20 a 1,30 cm la talla de la manta deberá ser 150 cm
  • Si el caballo mide de 1,35 a 1,50 cm la talla de la manta deberá ser 125 cm
  • Si el caballo mide de 1,50 a 1,60 cm la talla de la manta deberá ser 135 cm
  • Si el caballo mide de 1,60 a 1,70 cm la talla de la manta deberá ser 145 cm
  • Si el caballo mide de 1,70 a 1,80 cm la talla de la manta deberá ser 155 cm
  • Si el caballo mide más de 1,80 cm la talla de la manta deberá ser 165 cm

DATOS A TENER EN CUENTA PARA ELEGIR LA MANTA PERFECTA PARA MI CABALLO:

  • Busca que tengan protectores en la cruz (por ejemplo, de borregillo). Los caballos bajan y suben la cabeza constantemente la cruz protegida favorece un tacto suave y sin rozamientos.
  • Que tenga cinchuelos con hebillas al menos en el frontal y dos puntos más, muchas suelen tener correas cruzadas bajo el vientre del caballo. Favorecen que no se mueva, ni moleste. Tómate tu tiempo para colocar y asegurar la manta. Una manta mal colocada puede ser muy peligrosa si hace al caballo tropezar o se enreda.
  • Manta con refuerzo en la zona de enganche de cinchuelo
  • Que sea de materiales transpirables que permitan una correcta ventilación, es lo más saludable para la piel del caballo.
  • Que sea ligera, busca el peso en las especificaciones o ficha técnica del producto. Favorecerá la comodidad del caballo y su descanso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA LIMPIEZA DE LA MANTA:

La manta está en contacto continuo con el caballo, por lo que debe de estar limpia y en perfectas condiciones. Yo lo que hago es que lavo la manta en estos locales de lavado. Por una parte, tienen lavadoras que admiten mucho peso y además así no estropeo el filtro de mi lavadora con el pelo. Un consejo, si la metes en la lavadora (tanto en estas públicas como en cualquier otra) puedes proteger (con un trapo o similar) las hebillas (si no las proteges estarán golpeando todo el rato el cristal de la lavadora).

Por último, otro truco de conservación. Hay productos (suelen ser en spray) para impermeabilizar casi cualquier cosa, si lo tienes puede ser tu recurso extra para las mantas de exterior.

Y para finalizar con el post de hoy decir que no es necesario comprar la manta más cara para tener a tu caballo en las mejores condiciones. Pero piensa que debe de cumplir con ciertos requisitos para ganar en salud y comodidad. Espero que os haya gustado y nos vemos la próxima semana.

Con cariño,

Ms.t

COMO ELEGIR UNA MANTA ADECUADA PARA NUESTRO CABALLO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *